legal, menéame

¿Deben las redes sociales censurar el contenido de sus usuarios?

Fake news

Esta mañana nos hemos desayunado con la noticia de que Twitter había marcado con un aviso de “fake news” a dos tuits del presidente de los EEUU, Donald Trump acerca de la manipulación de las urnas en el voto por correo. La reacción del magnate no se ha hecho esperar y ha avisado airadamente de que contraatacaría, cosa que finalmente ha hecho por la vía legal.

https://platform.twitter.com/widgets.js

A raíz de estos tuits, y de otros en los que directamente se ha acusado al Presidente de los Estados Unidos de exaltar la violencia, ha habido una serie de reflexiones que no nos gustaría dejar caer en saco roto a propósito de quién debe ser el árbitro de las noticias falsas en Internet o de si es posible publicar en redes sociales cualquier cosa que se te pase por la cabeza, por muy presidente que seas. En la línea de la exaltación de la violencia nuestros amigos de Bufet Almeida han estado haciendo llamamientos a la sedición sin mucho éxito por parte de la red social.

Quién es el responsable de lo que se escribe en redes en España

En lo que a nosotros nos toca, en España tenemos un sistema un poco diferente al de EEUU para gestionar páginas web donde el usuario va colgando contenido. Básicamente, los norteamericanos permiten colgar cualquier cosa y te hacen firmar en los términos y condiciones (esos que no lee nadie) en los que la plataforma se libra de sufrir represalias. En España, tal y como cuenta Ricardo Galli, es un poco diferente, ya que la plataforma es responsable de que se cumplan una serie de condiciones, lo que nos ha llevado a implementar un sistema de strikes para penalizar el contenido que va contra la legalidad.

Para nosotros, más allá de si las redes, así en general, deben censurar ciertas opiniones o no, es más importante apoyar la libertad de expresión, dentro de los marcos de la Ley y de las las normas de la conversación sana que propusimos hace ya casi un año. Entre estas normas abogábamos por reducir la crispación (a la vista está que no siempre lo conseguimos) y proponiendo un marco compartido para hablar de las mismas cosas desde el respeto.

Leyendo las conversaciones que se generan dentro de las noticias, os contaremos que tenemos la sensación de que los de uno y otro lado (colóquense ustedes donde más les guste) nos están acusando de que beneficiamos más al contrario, que los otros se llevan menos strikes y que los políticos de nuestra cuerda siempre son los más denostados. En cualquier caso, seguiremos este tema muy de cerca y para ver cómo se desarrolla y cómo afecta a las distintas redes sociales.